Instituto para la Ciudadanía Metropolitana

Categoría: En los medios

Nación traspasó Edenor y Edesur a la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires

El Ministerio de Hacienda informó este viernes que llegó a un acuerdo con Edenor y Edesur por las deudas cruzadas con el Estado nacional y así avanzó con el traspaso de jurisdicción de las distribuidoras a la Ciudad y a la provincia de Buenos Aires.
Según detalló el comunicado oficial, el acuerdo finalmente no tendrá costos para el Estado nacional. Por el contrario, Edenor y Edesur deberán realizar obras para mejorar el servicio por $7.000 millones.
El Estado nacional tenía deudas con las distribuidoras acumuladas “mayoritariamente entre los años 2006 y 2015”, precisó el informe. En tanto, las empresas por multas y otras obligaciones tenían pendiente un saldo mayor. Una vez llegado a un acuerdo entre las partes, en la misma acta de acuerdo “la Provincia y la Ciudad asumen los derechos y obligaciones de los contratos de concesión, ad referendum de la aprobación por parte de la legislatura de la Ciudad y la publicación de un decreto por parte del ejecutivo provincial”.
Para el control de las distribuidoras, hasta ahora supervisadas por el ENRE, la Ciudad y la Provincia acordaron la creación de un nuevo organismo de control que se llamará Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico (EMSE), cuyas autoridades serán designadas una vez que el traspaso esté refrendado en ambas jurisdicciones.
Hasta tanto, “el ENRE continuará sus funciones de control del transporte de energía eléctrica y de agentes del mercado; y cederá el personal dedicado al seguimiento de la distribución al nuevo ente, por lo que habrá continuidad de los puestos de trabajo”, aseguraron.
“El traspaso no tendrá costos para el Estado nacional ya que compensará estas deudas, junto con las referidas al tope de la tarifa social y el acuerdo marco para el suministro en asentamientos informales, con las multas que adeudan las empresas y los adelantos otorgados hasta el 2015 mediante CAMMESA, en concepto de incrementos tarifarios a cuenta. Por encima de estas compensaciones, Edesur deberá pagar $3.858 millones al Estado Nacional”, detalló el reporte. Por su parte, las compañías se comprometen a realizar inversiones en obras de infraestructura para la mejora de la seguridad y confiabilidad del servicio por $3.000 millones en el caso de Edenor y $4.000 millones en el caso de Edesur.
“Estas inversiones, que son adicionales a las acordadas en la Reforma Tarifaria Integral (RTI) y tendrán que realizarse en un plazo de cinco años, serán supervisadas por el nuevo ente regulador”, recordaron desde Hacienda.
 
Fuente: La Política Online

Dos problemas fundamentales de los planes de desarrollo

Unas semanas atrás mantuve una conversación con el Concejal de Desarrollo Productivo de una ciudad intermedia argentina y su equipo técnico.
En esa ciudad tienen un plan de desarrollo, aparentemente bien estructurado y definido, en buena parte, por un grupo de 70 ciudadanos organizados en 12 grupos de trabajo. Después de una completa descripción de todo el recorrido que ha hecho la ciudad bajo el Intendente actual, quien está en su segundo mandato, el Concejal me acabó planteando los dos problemas que les preocupan. Esos dos problemas son:
¿Cómo se mantiene en el tiempo el proceso de desarrollo?
¿Cómo desmunicipalizamos el proceso de desarrollo?
Voy a daros mi respuesta a estas dos preguntas.

1. ¿Cómo se consigue mantener en el tiempo el proceso de desarrollo?
Esta pregunta, en realidad debe entenderse como: “¿Cómo puedo asegurar que, cuando yo ya no esté al frente de la ciudad, este proyecto siga adelante?”
Eso es, la autoridad actual, quien está impulsando el proyecto, no quiere que el proyecto muera a la vez que su mandato institucional sino que espera que siga adelante hasta conseguir su objetivo que es la transformación de la ciudad. Y este deseo coincide con el interés de la ciudad puesto que la ciudad necesita un proyecto de largo plazo para superar sus déficits y proyectarse al futuro.
Para que el plan no muera al desaparecer su impulsor, la solución parece obvia: es el conjunto de la ciudad quien debe apropiarse del proyecto; es decir que el proyecto debe construirse apoyándolo en el conjunto de los actores locales, en todos ellos. Cuando son la administración pública, la academia, la empresa y el resto de la sociedad civil quienes, conjuntamente, apoyan el plan, será difícil que el proyecto decaiga. Porque ese apoyo significa que los múltiples proyectos que surgen de ese plan provienen de todas las partes de esa sociedad local. Habrá entre ellos proyectos de ciudad de la municipalidad como los habrá de la universidad, de los sectores empresariales y de los sectores sociales. Todos ellos avanzando hacia el proyecto de futuro compartido. Y, en ese caso, los actores locales no dejarán que el recién llegado -la nueva autoridad local- intente echar abajo todos los esfuerzos ya realizados (y las inversiones aportadas) por el conjunto de actores.
Para ello, es necesario, además, que también la oposición política sea integrada al proyecto y aporte su complicidad a ese consenso de la sociedad local. Esa es la mejor forma de conseguir que, en caso de cambio de gobierno, la continuidad del proyecto de ciudad ni siquiera se vea sometida a discusión.
2. ¿Cómo “desmunicipalizamos” el proyecto?
La pregunta misma es positiva puesto que significa que ese gobierno local da por supuesto que el desarrollo no puede correr exclusivamente a cargo del Ayuntamiento sino que es necesario que cada uno de los actores locales haga sus aportaciones al mismo.
Lo que mi interlocutor entiende por desmunicipalizar es ampliar el radio de las responsabilidades al resto de los actores locales, más allá de la municipalidad. Es decir, que su pregunta es ¿Cómo conseguimos que más actores locales, además de la Municipalidad, se impliquen en la implementación de proyectos para contribuir al desarrollo de la ciudad?
La respuesta parece obvia. Si quieres que otros se sumen a tu plan hasta el punto de implicarse en su ejecución y aportando, incluso, recursos propios, lo que debes hacer es darles entrada en la sala de mandos desde el primer día. Debes pensar que tu plan no puede ser solo tuyo sino que debe ser el plan de todos. Para eso, es imprescindible permitir que esos otros actores tengan también voz y voto en las decisiones de hacia dónde debe avanzar la ciudad. Debes empezar por co-definir con ellos ese proyecto de ciudad. ¡Qué más normal que el hecho de que los distintos actores de un territorio sean los que definan, conjuntamente, el futuro al que aspiran!
Conclusión: se requiere un cambio de cultura política 
Las dos preguntas tienen la misma contestación como se deduce de las respuestas que he dado.En efecto, solo cuando los actores del territorio comparten un objetivo de desarrollo de largo plazo, y lo hacen como un equipo, el territorio tiene probabilidades de alcanzar ese objetivo.
Y para conseguir esa unidad de objetivo y de voluntades, es imprescindible que tengamos autoridades que entiendan el concepto de liderazgo colaborativo. La actitud por la que la autoridad lidera, convoca, llama a sus conciudadanos a definir juntos el camino a seguir en el futuro y a trabajar juntos para alcanzar los objetivos comunes.
Solo esta forma de liderazgo puede permitir, a la vez, aunar las fuerzas de los distintos actores y, así, asegurar la continuidad del proyecto más allá del periodo de gobierno en que se pone en marcha el plan y su implementación.
Puede ser que algún lector piense que esa colaboración entre actores locales es quimérica (sobre todo pensando en algunos partidos políticos). Le digo a ese lector que no es imposible. Y lo digo porque lo he vivido y porque ni mucho menos es un hecho extraordinario.
Ese lector incrédulo debe pensar que no se trata de pedir a todos los bandos políticos que pasen a defender las mismas ideas. Eso no tendría sentido. Pero sí lo tiene el esperar que, al presentarse a unas elecciones, todos los colores políticos coincidan, honestamente, en su afán de hacer progresar al territorio que aspiran a dirigir aunque cada uno defienda su propio camino para ello.
Por todo eso, tal como le dije al Concejal que me estaba consultando, su ciudad necesitaba 1) definir un objetivo de ciudad a largo plazo (por ahora no lo tienen y solo disponen de un puñado de objetivos por ámbitos) y 2) que era imprescindible que ese objetivo, que tiene que ser común para todos los ciudadanos y sus distintas instituciones, fuera definido por todos para alcanzar un objetivo de ciudad de consenso.
Y, claro está, esas recomendaciones son válidas para cualquier ciudad o región que aspire a transformarse en los próximos años.

Fuente:

USA: las áreas metropolitanas intermedias crecen más rápido

Según el último censo, la tendencia ha cambiado ligeramente, presentando un mayor crecimiento las áreas metropolitanas de menos de 1 millón de habitantes.

Por primera vez desde 2007, las áreas metropolitanas medianas de Estados Unidos (con una población de 250,000 a 999,000) crecieron más rápido que las grandes en los 12 meses que finalizaron el 1 de julio de 2018, un 0.8% a un 0.7%.
Si bien las tres áreas metropolitanas más grandes, Nueva York, Los Ángeles y Chicago, han pasado de crecer lentamente a perder población en la actualidad, la mayor parte de las grandes áreas metropolitanas del resto del país continúan en una etapa de crecimiento.
En las grandes áreas metropolitanas es donde se ve crecimiento
Cambios en la población en áreas metropolitanas, ordenadas por tamaño
Fuente: Oficina del Censo USA
Dicho de otra manera, las 21 áreas metropolitanas con más de 2.5 millones y menos de 9 millones de personas, que representan el 28.3% de la población del país, constituyeron un 48.1% del crecimiento de toda la población de EE. UU. Tenemos que el 56,2% de la población estadounidense vive en las 53 áreas metropolitanas con más de 1 millón de personas al mes de julio de 2018; lo que representa un incremento, si tenemos en cuenta que en 2010 (con 51 áreas metropolitanas) ese porcentaje era del 54,6%.
Sin embargo, hay signos de un modesto cambio de impulso. Si observa la proporción del crecimiento de la población de los EE. UU. verificada en las áreas metropolitanas de diferentes tamaños, ha habido una inflexión desde 2015 perdiendo algo de dinamismo las grandes áreas metropolitanas y creciendo más las medianas y pequeñas.
La tendencia parece estar cambiando
 Participación en el crecimiento anual de la población de EE. UU., según el tamaño del área metropolitana en 2018
Fuente: Oficina del Censo USA
Una forma de ver esto es comparando entre la economía y la habitabilidad. Las áreas metropolitanas más grandes continúan teniendo una clara ventaja en las primeras. No solo son superiores los ingresos per cápita de la población de las áreas metropolitanas más grandes, sino que es mayor el crecimiento porcentual de ingreso para el período 2010 a 2017.
En las grandes áreas metropolitanas los ingresos son mejores
Por población del área metropolitana

Fuente: Oficina del Censo USA – * Datos no ajustados por inflación
Las grandes áreas metropolitanas han experimentado un mayor crecimiento de ingresos porque “la economía del conocimiento tiene una tendencia inherente hacia la aglomeración geográfica”, escribió el economista de la Universidad de California en Berkeley, Enrico Moretti, en su importante libro “La nueva geografía de los empleos” (2012):

El éxito de una ciudad favorece un mayor éxito, ya que las comunidades que pueden atraer trabajadores calificados y buenos empleos tienden a atraer aún más. Las comunidades que no logran atraer trabajadores calificados pierden más terreno.

Hay áreas metropolitanas más pequeñas que superan a las más grandes en, por ejemplo, el porcentaje de la población con títulos universitarios, pero en general las áreas metropolitanas más grandes han tenido la ventaja de atraer a esas personas porque su tamaño les permite ofrecer más oportunidades. Si tu primera opción de trabajo no funciona, probablemente hay otro al que puedes aspirar. Y también es más probable que tu pareja pueda encontrar un trabajo adecuado en ciudades más grandes.
Sin embargo, hay compensaciones. Los costos de vivienda tienden a ser más altos en áreas metropolitanas más grandes. Y el tiempo de los desplazamientos también se incrementa.
Grandes ciudades, mayor tiempo de desplazamiento
Promedio de viaje al trabajo, * por tamaño de área metropolitana, 2013/2017
Fuente: Oficina del Censo USA – * Datos no ponderados por población
Las áreas metropolitanas más grandes a menudo han presentado ventajas en cuestiones relativas a la calidad de vida, como son el entretenimiento y la diversidad y calidad en la oferta de gastronomía.  Sin embargo, las áreas metropolitanas con poblaciones de entre 250,000 y 999,999 habitantes (1), han comenzado a dar batalla en estos temas con excelentes restaurantes, atracciones culturales impresionantes y vecindarios con atractivos entornos.
Aún así, cualquier señal de un renacimiento de las áreas metropolitanas de tamaño mediano, aunque sea provisional,  debería ser bienvenido. Los remedios para la concentración de la riqueza en áreas metropolitanas más grandes, que Moretti y otros economistas han propuesto, como el subsidio de mudanzas a regiones de mayores ingresos y el desmantelamiento de las regulaciones de zonificación y otras barreras para la construcción de viviendas en ciudades con demanda, no parecen haber obteniendo la tracción esperada.  Jason Segedy, director de planificación de Akron, Ohio, la principal ciudad de un área metropolitana de tamaño mediano con poco auge, en una crítica de lo que llamó la ” Escuela de Política Urbana de U-Haul ” argumentó que no resulta natural que las familias tengan que mudarse cada vez que los señores corporativos lo decidan.
No estoy seguro de que esto conduzca necesariamente a la conclusión de Segedy de que “debemos redireccionar la política de desarrollo económico nacional, estatal y local para adoptar una orientación basada en el lugar”. Algunos lugares, especialmente los rurales, no tienen mucha importancia.  Sin embargo, pueden tener un área metropolitana de tamaño mediano o más pequeño promisoria en sus cercanías. Se pueden encontrar áreas metropolitanas de entre 250,000 y 999,999 personas en 44 estados, 2   Estas áreas metropolitanas promedio abarcan solo 2.8 condados de EE. UU., frente a los 8.2 condados en el área metropolitana grande promedio.
Es el momento para creer que las áreas metropolitanas medianas pueden retomar un renovado impulso. Es por eso que hasta la escasa evidencia hasta el momento en que realmente están aumentando, merece atención.

Eran, en orden descendente de la población (y nombrando solo la ciudad y el estado primarios): Tulsa, Oklahoma; Worcester, Massachusetts; Omaha, Nebraska; Albuquerque, Nuevo México; Albany, Nueva York; New Haven, Connecticut; Des Moines, Iowa; Fayetteville, Arkansas; Lexington, Kentucky; Santa maria, california; Salinas, California; Davenport, Iowa; Peoria, Illinois; Lincoln, Nebraska; San Luis Obispo, California; Hagerstown, Maryland; y Sioux Falls, Dakota del Sur.
Dos de los seis estados restantes (Arizona y Rhode Island) tienen áreas metropolitanas más grandes, mientras que cinco de ellos (todos excepto Rhode Island) tienen áreas metropolitanas de menos de 250,000 personas.

Versión reducida de la nota de Justin Fox para www.bloomberg.com

 
Las cifras del Censo aportan datos sobre otras regiones metropolitanas:
Los 10 de los condados más poblados en 2018 :
Condado de Los Ángeles, California
Condado de Cook, Illinois
Condado de Harris, Texas
Condado de Maricopa, Arizona
Condado de San Diego, California
Condado de Orange, California
Condado de Miami-Dade, Florida
Condado de Dallas, Texas
Condado de Kings, Nueva York
Condado de Riverside, California
Los 10 condados con mayor crecimiento poblacional de 2017-18 :
Condado de Maricopa, Arizona
Condado de Clark, Nevada
Condado de Harris, Texas
Condado de Collin, Texas
Condado de Riverside, California
Condado de King, Washington
Condado de Orange, Florida
Condado de Tarrant, Texas
Condado de Bexar, Texas
Condado de Hillsborough, Florida
Las 10 áreas metropolitanas más pobladas en 2018:
Nueva York-Newark-Jersey City
Los Ángeles-Long Beach-Anaheim
Chicago-Naperville-Elgin
Dallas-Fort Worth-Arlington
Houston-The Woodlands-Sugar Land
Washington-Arlington-Alexandria
Miami-Fort Lauderdale-West Palm Beach
Filadelfia-Camden-Wilmington
Atlanta-Sandy Springs-Roswell
Boston-Cambridge-Newton
Las 10 áreas metropolitanas de mayor crecimiento de 2017-18:
Dallas-Fort Worth-Arlington
Phoenix-Mesa-Scottsdale
Houston-The Woodlands-Sugar Land
Atlanta-Sandy Springs-Roswell
Orlando-Kissimmee-Sanford
Seattle-Tacoma-Bellevue
Austin-Round Rock
Riverside-San Bernardino-Ontario
Tampa-St. Petersburg-Clearwater
Washington-Arlington-Alexandria
Fuente: Patch.com

¿Cómo pueden las grandes ciudades fortalecer su papel como jugadores globales sin marginar a sus ciudadanos?

El debate en Barcelona argumenta si es posible promover la internacionalización de las metrópolis sin provocar la gentrificación y el empobrecimiento de su territorio.
Uno de los principales desafíos que enfrentan las grandes ciudades y las áreas metropolitanas es la contradicción entre su importante papel en la economía y la sociedad global y la distribución desigual, dentro de sus propios territorios. Una de las caras más visibles de estas desigualdades es la gentrificación, un proceso que casi todas las metrópolis del mundo han experimentado en mayor o menor grado. El nuevo documento Temático del Observatorio Metrópolis , “Gentrificacion y empobrecimiento de las Metrópolis” , brinda nueva información obre este dilema. La publicación se lanzó el pasado jueves en Barcelona, ​​en la biblioteca pública de Poble Sec, un barrio al que los residentes originales se ven obligados a irse, debido al aumento de los costos de vida.
El evento fue coorganizado por el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona y contó con discursos del autor del artículo, el economista y sociólogo Josep Maria Pascual , y también de expertos que analizan los procesos de gentrificación. Desde diferentes perspectivas.
Para presentar la publicación, Pascual explicó que la gentrificación, un proceso de sustitución de las clases trabajadoras en ciertos vecindarios por otros con mayor poder de compra, está asociada con la pérdida de la función residencial de los vecindarios deteriorados y su reemplazo por oficinas, centros de negocios, la expulsión del comercio tradicional y el empobrecimiento de otros barrios metropolitanos.
El autor insistió en la escala metropolitana del proceso y sus consecuencias: “En los espacios metropolitanos, las fuerzas centrífugas y centrípetas se activan, y en las áreas metropolitanas hay un proceso de empobrecimiento vinculado a la gentrificación. Es importante, por lo tanto, actuar con un visión territorial amplia, focalizando acciones en los barrios más vulnerables “ , puntualizó.
Según Sergio Porcel , doctor en Sociología y responsable del Área de Cohesión Social y Urbana del Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos de Barcelona, la gentrificación provoca un aumento de las desigualdades territoriales en toda el área metropolitana. Asegura que, en el caso de Barcelona, ​​hay un predominio de población más calificada que está favoreciendo el aumento de las desigualdades del centro-periferia e insta a dar el cambio metropolitano a las políticas que se están realizando.
Por otro lado, Adriana Ciocoletto , doctora en arquitectura y urbanista, miembro fundadora de Col-lectiu Punt 6, una cooperativa de urbanistas, sociólogos y arquitectas feministas, ha señalado que tanto la comercialización como el turismo deben tener medidas preventivas y ser abordados. Desde el punto de vista metropolitano. Ella dijo que la gentrificación es una consecuencia del sistema capitalista, con impactos diferenciadores con respecto al género . “La expulsión debido a la falta de viviendas asequibles en los barrios y la pérdida del comercio de proximidad lleva a la pérdida de la vida social, la calidad de vida, la vitalidad y la ayuda mutua entre las mujeres, que son responsables del 80% de la atención”.
Internacionalización vs. gentrificación.
Una de las principales preguntas en el debate ha sido si es posible promover la internacionalización de las metrópolis sin causar la gentrificación y el empobrecimiento de su territorio.
Según Pascual, deberíamos evitar hablar en términos de dualidad, es decir, ciudad global o ciudad local, porque una metrópolis necesita espacios para la internacionalización. El problema principal, según él, es dónde se ubican estos espacios: “Tenemos que distribuirlos en un territorio más amplio y policéntrico, antes de abandonar la promoción de las metrópolis internacionales. ¿Por qué no deberíamos hacer políticas de manera ordenada? “Ir a espacios metropolitanos, pero de una manera completamente anárquica. La colaboración y la planificación metropolitana son necesarias “.
Al llevar una perspectiva global al debate, Álvaro Puertas , secretario general de Hábitat International Coalition, destacó que el modelo de competencia entre metrópolis implica exclusión. Para no dejar a nadie atrás, sugirió promover la colaboración entre ciudades. Puertas afirmó que el proceso de mercantilización del planeta abarca el espacio público urbano y la vivienda, que se vuelven susceptibles de ser comprados y vendidos como cualquier otro producto en el mercado. Destacó que es necesario tratar la vivienda como un derecho y no como una mercancía. Con el fin de promover la cohesión social y la calidad de vida, garantizando el derecho a la ciudad y la metrópoli. Puertas citó las cooperativas de vivienda y la vivienda protegida como ejemplos de medidas que permiten hacer políticas de una manera diferente, a través de la totalidad de los territorios metropolitanos.
El documento temático “ Gentrificación y empobrecimiento de las metrópolis “ es el séptimo en la colección de publicaciones del Observatorio Metropolis. Esta colección aborda una serie de temas y desafíos contemporáneos que los gobiernos locales enfrentan en el área de asuntos metropolitanos. En conjunto, la colección hace posible crear una narrativa metropolitana global.
Fuente:

NYC aprueba una legislación histórica contra el cambio climático

La ciudad más grande y con mayor influencia económica de USA aprobó el jueves un proyecto de ley histórico que limitó la contaminación del cambio climático de los grandes edificios y exigió recortes sin precedentes a los gases de efecto invernadero.

El Concejo Municipal aprobó la legislación en una votación de 45 a 2 el jueves por la tarde, casi asegurando su aprobación por parte de un alcalde ansioso por mejorar su clima de buena fe antes de una posible candidatura a la candidatura presidencial demócrata en 2020.

“Estamos en el precipicio del desastre climático, y la Ciudad de Nueva York está actuando”, dijo Corey Johnson, el presidente del consejo, en un comunicado. “Espero que otras ciudades sigan su ejemplo”.

El esfuerzo demuestra uno de los ejemplos más claros hasta ahora de cómo podría ser una versión municipal del Green New Deal, el movimiento nacional para un plan industrial multimillonario amigable con el clima. Se pronostica que la legislación generará miles de empleos de cuello azul y facilitará que la ciudad aproveche los futuros fondos estatales y federales para proyectos de energía limpia e infraestructura lista para el cambio climático.

La medida, presentada por el concejal Costa Constantinides, un demócrata de Queens, es la pieza central de un conjunto de seis proyectos de ley sobre el clima agrupados juntos como la Ley de Movilización Climática.

La legislación establece límites de emisiones para varios tipos de edificios de más de 25,000 pies cuadrados; Los edificios producen casi el 70% de las emisiones de la ciudad. Establece multas pronunciadas si los propietarios pierden los objetivos. A partir de 2024, el proyecto de ley requiere que los propietarios modernicen los edificios con nuevas ventanas, sistemas de calefacción y aislamiento que reducirían las emisiones en un  40% en 2030, y duplicarían los cortes en 2050.

“Esta legislación cambiará radicalmente la huella energética del entorno construido y se verá recompensada a largo plazo, ya que se espera que los costos de la energía aumenten y las nuevas oportunidades de negocios que generará esta visión de futuro y esta política radical”, dijo Timur Dogan, un arquitecto. y científico de la construcción en la Universidad de Cornell.

Sus proponentes promulgan que la legislación es el mandato más importante para reducir la contaminación del clima en cualquier ciudad del mundo. Las nuevas reglas crearían una demanda de más de 3,600 empleos de construcción por año, según una estimación, y otros 4,400 empleos en mantenimiento, servicios y operaciones, impulsados ​​por la magnitud de la inversión requerida para cumplir los objetivos de emisiones.

“Las señales de mercado enviadas por esta legislación son significativas”  , escribió Nilda Mesa, investigadora científica senior en la Universidad de Columbia y ex directora de la Oficina de Sostenibilidad del Alcalde. “ El mercado inmobiliario más grande de los EE. UU. Buscará productos y servicios para reducir la energía”.

Los otros componentes de la Ley de Movilización Climática incluyen un proyecto de ley que ordena a la ciudad completar un estudio durante los próximos dos años sobre la posibilidad de cerrar las 24 centrales eléctricas que queman petróleo y gas en los límites de la ciudad y reemplazarlos con renovables y baterías. Otro que establece un programa de préstamo de energía renovable. Dos más que requieren que ciertos edificios cubran sus terrazas con plantas, paneles solares, pequeñas turbinas eólicas o una combinación de los tres. Y un proyecto de ley que modifica el código de construcción de la ciudad para facilitar la construcción de aerogeneradores.

El costo para los propietarios es alto. La oficina del alcalde estimó para The New York Times que el costo total de las actualizaciones necesarias para cumplir con los nuevos requisitos alcanzaría los $ 4 mil millones.

Hay vacíos legales para las casas de culto y los edificios con al menos un apartamento con alquiler regulado con la esperanza de evitar que la ley genere mejoras a gran escala que permitan a los propietarios aumentar el alquiler y desalojar a los inquilinos de la clase trabajadora. La Junta de Bienes Raíces de Nueva York, el poderoso lobby que representa a los grandes promotores y dueños de propiedades, se opuso a la legislación el año pasado, argumentando que proporcionaba demasiados retiros para edificios más pequeños y representaba una carga injusta para los grandes terratenientes.

Pero los legisladores siguieron adelante de todos modos, prometiendo actualizar la legislación si los legisladores estatales en Albany obtienen mejores protecciones a finales de este año para la disminución de la población de aproximadamente 990,000 apartamentos con alquiler regulado.

Las políticas omitidas en la Ley de Movilización Climática son significativas. El paquete no incluye un proyecto de ley existente que propone la creación de una nueva agencia de la ciudad para dirigir y supervisar los esfuerzos de adaptación de Nueva York u otro que obligue a los autobuses escolares completamente eléctricos. Se espera que estos sean sometidos a votación este año.

Otras propuestas aún no se han convertido en legislación. Entre ellos se incluye un plan para cerrar la famosa prisión en Rikers Island y convertir las instalaciones de 413 acres en una granja solar, una planta de tratamiento de agua y un plano para  un centro de fabricación de energía eólica en el costado industrial de la zona de Sunset Park, en Brooklyn.

La legislación tampoco establece un objetivo de electricidad 100% renovable para la ciudad que vaya más allá de las reglas existentes para los edificios de propiedad de la ciudad, algo que la Ciudad de Nueva York probablemente enfrentará una mayor presión desde que el Consejo de la Ciudad de Chicago votó para adoptar una medida similar

El proyecto de ley es un primer paso imitable para una ciudad con un producto interno bruto lo suficientemente grande como para clasificarse en las 20 mejores economías. Pero representa fruta de baja altura. Casi el 70 por ciento de los neoyorquinos viven en Brooklyn y Queens, ciudades en el extremo occidental de Long Island, una morrena glacial.

Si bien la ciudad de Nueva York ordenó reducciones agresivas de emisiones aumenta la probabilidad de que otras grandes ciudades adopten políticas similares, solo la reducción de emisiones hará poco para detener el alza de las temperaturas globales y el subsiguiente clima extremo y el aumento del nivel del mar. Los recortes de emisiones son “menos perturbadores” que las nuevas leyes de zonificación y las posibles reglas que prohíben la construcción de costas, dijo John Englander, oceanógrafo y presidente del Instituto Internacional del Aumento del Nivel del Mar.

Aún así, los partidarios del proyecto de ley estaban entusiasmados el jueves.

“No todos los días la industria de bienes raíces pierde una gran lucha política y no todos los días una de las ciudades más grandes del mundo supera el recorte de contaminación más grande del mundo”, Pete Sikora, asesora principal del grupo de justicia climática y vivienda New York Communities for Cambio, digamos después de la votación. “Ambos sucedieron al mismo tiempo”.
Fuente:  www.huffpost.com
 

View this post on Instagram

BREAKING: The @NYCCouncil, with the leadership of @Costa4NY, just passed the most aggressive municipal greenhouse gas emissions reduction legislation of any major US city. We are on the precipice of climate disaster, and New York City is acting. I hope other cities follow suit.
A post shared by Corey Johnson (@speakercoreyjohnson) on Apr 18, 2019 at 1:57pm PDT

Una ciudad de escala humana antes que una ciudad inteligente

Con 11,7 millones de habitantes, el Gran París es un laboratorio para muchas ciudades europeas y mundiales. Pero para sus habitantes, la mejora del entorno vital es una de las prioridades. En la “ciudad inteligente” imaginada por los diferentes actores de la planificación regional, los parisinos prefieren una “ciudad suave” que promueva una mejor convivencia.
El éxito de Motropole du Grand Paris no se puede resumir solo en la implementación de sus proyectos titánicos (Gran ParísExpress, Villa Olímpica,  etc.) olvidando la vida concreta. Tener en cuenta las expectativas, preocupaciones y deseos de los futuros residentes aparece como un imperativo esencial, como lo demuestra la encuesta realizada por PERIAL con IFOP acerca de París. Consultados sobre la idea que tienen de la metrópoli ideal, el 45% de las personas de Ile-de-France prefieren una metrópolis “verde” que dé prioridad al entorno de vida (reducción de la contaminación, expansión de espacios verdes, etc.), así como una metrópolis “patrimonial” (30% de los residentes de Ile-de-France) que destaca el patrimonio inmobiliario y las tradiciones locales. Por otro lado, los conceptos de metrópolis “conectadas” (desarrollo de nuevos servicios digitales, etc.) o metrópolis “global” (desarrollo de intercambios, radiación y atractivo, etc.) aparecen más atrás en las preferencias, con un 13% y 12% respectivamente.
¡El transporte público y la oferta escolar primero!
Mucho más que un  Sillicon Valley con influencia internacional, la gente de Ile-de-France sueña con la protección de la naturaleza y el patrimonio. En cuanto a los criterios que condicionan sus inversiones en bienes raíces, los encuestados de Ile-de-France mencionaron como prioridad la facilidad de acceso al transporte público (55% de las preferencias) y la oferta de escuelas (42%) en lugar de la presencia de centros de empleo. y desarrollo económico (30%) o proximidad a aeropuertos (11%).
Los resultados de este estudio son elocuentes y la apuesta, de hecho, esencial: ¿cómo repensar la ciudad-metrópoli en el siglo XXI para satisfacer mejor las necesidades de sus habitantes? Los profesionales de bienes raíces pueden brindar respuestas concretas al promover, por ejemplo, la diversidad de vecindarios. Se trata de reinventar la ocupación del territorio para coexistir viviendas residenciales, empresas y edificios de oficinas dentro del mismo vecindario y, a veces, el mismo edificio.
Muy concretamente, estos reequilibrios ayudan a mejorar la vida cotidiana de las personas de Ile-de-France, por ejemplo, limitando en la medida de lo posible los desplazamientos entre el lugar de trabajo (París , La Défense) y la vivienda (Petite o Grande Couronne) y Anticipando los flujos de movilidad del mañana.
Combina mejor calidad de vida y transición energética.
Con el Grand Paris Express (GPE), muchos habitantes de Ile-de-France se beneficiarán de una verdadera apertura. El Grand Paris ofrece, de hecho, inmensas oportunidades para la reurbanización del territorio. El proyecto no solo concierne a los 200 kilómetros de nuevas lineas de metros automáticos que se pondrán en servicio, sino también a los 140 km2 de espacio urbano que se desarrollará, especialmente alrededor de las 68 nuevas estaciones que transformarán sus vecindarios. Se estima que el 10% del parque de viviendas de Ile-de-France se renovará para 2025 y se construirán 11,000 unidades de vivienda dentro de un radio de 800 metros alrededor de las estaciones.
Fuente: www.mysweetimmo.com

Unicipio cerca de contar con una planta ambiental

El proyecto de “Construcción y Operación del Centro Ambiental El Borbollón”, que tiene como objetivo lograr la disposición final controlada de los residuos sólidos urbanos que se generan en la Área Metropolitana de Mendoza (Unicipio), ya cuenta con la Declaración de Impacto Ambiental correspondiente.
Fue otorgada por la Resolución 118 de la Dirección de Protección Ambiental, dependiente de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial.
Este Centro Ambiental gestionará los residuos generados por los municipios de Capital, Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras, Lavalle, Luján de Cuyo y Maipú. Además, contará con instalaciones para el tratamiento de residuos que permitirán la recuperación y reutilización de materiales y, de forma gradual, la generación de energía.
Para la realización de la obra, el Gobierno provincial cuenta con un financiamiento del BID de $580 millones, que será licitado en el transcurso del primer semestre de este año.
El Centro Ambiental se localizará en un predio ubicado en el distrito El Borbollón, departamento de Las Heras, en una zona apta para este tipo de emprendimientos según lo establecido en la normativa municipal. Contará con un Módulo de Relleno Sanitario, de aproximadamente 25 hectáreas de superficie, que cumplirá con todos los requisitos ambientales.

 
 
Fuente: El Sol

El futuro de las Ciudades

Nota de Agustino Fontevecchia para Diario Perfil.
Desde nuestro punto de vista actual puede parecer lógico debatir si un servicio disruptivo como los que ofrecen Rappi o Uber son positivos para el desarrollo de nuestras ciudades. Existen problemas tangibles como los efectos colaterales que impactan en las industrias que sufren su disrupción tecnológica, como la de sus modelos de negocios en actores instalados y en los usuarios finales que son parecen ser beneficiados. El cambio rotundo y agresivo al que estamos acostumbrados no es la circunstancia a la que estamos habituados como humanos sino la consecuencia de una aceleración agresiva en una serie de variables que se expresan mas gráficamente en la evolución de las ciudades. Hasta antes de la Revolución Industrial, solamente un 3% de la población global vivía en ciudades mientras que hoy somos más de la mitad. Para el 2050 se espera que sea casi el 70% de la población mundial.
Hoy, las ciudades cubren nada más que el 3% de la superficie del planeta mientras que generan el 80% del PBI global. La globalización, los flujos inmigratorios y la digitalización están cambiando radicalmente la forma en la que vivimos, y sus efectos son cada vez más difíciles de proyectar.
Las ciudades son el punto neurálgico para entender a las sociedades del siglo XXI. El crecimiento poblacional agresivo de la humanidad desde la Revolución industrial, sumado a la concentración de capital en los centros urbanos, parieron una nueva modernidad que es esencialmente urbana. La irrupción de internet y las tecnologías basadas en teléfonos inteligentes han acelerado los procesos de transformación de las grandes metrópolis. Hoy conviven cada vez más ciudadanos de alto poder adquisitivo y con trabajos altamente especializados con otros de clase baja que se acercan a las ciudades para ofrecerles servicios básicos como limpieza y cocina. A la vez, hemos visto el surgimiento de una clase de marginales que es netamente urbana, los que han quedado fuera del ecosistema capitalista hegemónico. Estas mismas ciudades fueron pensadas hace medio siglo, donde el ideal eran las avenidas amplias para que los residentes suburbanos pudieran llegar al centro laboral. Hoy, esas mismas ideas generan polución y tráfico, externalidades negativas con altísimos costos económicos.
Rappi es un gran ejemplo para intentar entender hacia dónde vamos. Su irrupción en Buenos Aires ha inundado la urbe de ciclistas con mochilas naranjas repartiendo de todo, desde comida a, prontamente, medicamentos. Generan para el usuario de una ciudad cada vez más poblada la facilidad de recibir las cosas que queremos en minutos, como también da oportunidades de generación de ingresos a decenas de personas buscando nuevas oportunidades, ni hablar de los inmigrantes que buscan oportunidades laborales en un mercado cada vez más poblado y competitivo. A la vez, nos obliga a cuestionar las condiciones laborales y la relación de estos nuevos trabajadores en un ecosistema dinámico y de evolución constante.
¿Conviene albergar estos nuevos modelos de negocio o debemos proteger las formas y las relaciones preexistentes? ¿Cuál será el impacto en el futuro de nuestras ciudades? De lo que no hay dudas es que la digitalización ha generado las condiciones para que un conjunto de nuevas ideas y emprendedores generen cambios impensados en la realidad que vivimos todos los días. Negar su impacto es tapar el sol con la mano. Es por eso que decidimos crear un ciclo de debates para analizar justamente todo lo bueno, lo malo y la complejidad que generan estas nuevas plataformas en nuestras vidas.

La dificultad para gestionar en los municipios

En Argentina existen alrededor de 2300 gobiernos locales. Una cifra que da lugar a una inmensa heterogeneidad territorial y de mecanismos gubernamentales. Hay diferencias en la cantidad de habitantes, las geografías, las problemáticas, las relaciones con los gobiernos provinciales y el gobierno nacional, pero lo que los distintos municipios tienen en común es la dificultad a la hora de implementar políticas de mediano y largo plazo.

La mayor dificultad que presentan es la falta de recursos técnicos y económicos, lo que genera una fuerte dependencia de las provincias. Según datos del Ministerio del Interior, los recursos propios de los municipios apenas alcanzan para cubrir la mitad de los gastos corrientes y en pocos casos llegan a cubrir las necesidades de gastos en personal.

Por otro lado, los gobiernos locales están sometidos a regímenes muy dispares en la distribución de recursos tanto provinciales como nacionales. Necesitan el apoyo de la nación y de las provincias para mejorar su gestión debido a la escasez de recursos que sufren. Esto generalmente es condicionado por su color político, lo que agrava en ciertos casos dicha dificultad.

En el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), cuya superficie representa el 0,4% del territorio nacional, viven aproximadamente 16 millones de personas. Se trata de una metrópolis, un sujeto social complejo en donde coexisten 40 gobiernos municipales, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gobierno nacional.

La dinámica de los ciudadanos del AMBA fluye entre las distintas jurisdicciones donde estudian, trabajan, duermen o se esparcen. Al no existir un gobierno regional, que aglutine la fragmentación administrativa que la región sufre, se hace necesaria la cooperación interjurisdiccional (entre distintos niveles de gobierno e intermunicipal) para resolver problemas.

Transporte y logística, panificación del uso del suelo y manejo de cuencas, infraestructuras, gestión de residuos, desigualdad y seguridad, por mencionar algunas, son las grandes problemáticas a resolver en el AMBA. No son problemas exclusivos de esta región, pero se agravan allí por su escala y densidad poblacional.

Frente a estas problemáticas de la gestión local, el Ministerio del Interior de la Nación lanzó el Ranking de Municipios, una herramienta que puede servir para brindar una fuente sólida de información sobre la cual construir estratégicamente políticas de mediano y largo plazo.

El Ranking da un estado de situación de las gestiones municipales, lo que posibilita la construcción de indicadores duros para analizar y medir gestiones, estableciendo una línea de base, un diagnóstico a partir del cual implementar políticas de Estado.

La gestión local no es medible de la misma manera porque los municipios conforman un colectivo heterogéneo. No es igual la situación de un pequeño municipio en el noroeste del país que la de alguno del Gran Buenos Aires, incluso dentro del AMBA la situación de los gobiernos locales muchas veces difiere. Frente a esto, el Ranking intenta unificar criterios al recopilar información en torno a cinco ejes: presupuesto y gestión financiera, planificación, gestión moderna, recursos humanos y desarrollo económico.

Otra cuestión importante que incentiva el Ranking es el gobierno abierto en los gobiernos locales (la cara más cercana del Estado ante los ciudadanos). Esto significa hacer uso de la tecnología para organizar los datos de interés público y ponerlos a disposición de los vecinos.

Un proceso de transparencia genera capacidad de control vecinal. Además, sirve como una instancia dinámica de evaluación de las políticas y de diálogo con los vecinos, buscando potenciales contribuciones a los procesos de decisión sobre políticas públicas: los ciudadanos como partícipes activos de la discusión y la decisión. El presupuesto participativo es un buen ejemplo.

Para generar este cambio, es necesaria la voluntad política de los gobernantes para someterse a la fiscalización y la participación popular. Además, debemos generar un cambio cultural en torno al diseño, la puesta en marcha y la participación de la sociedad civil en la formulación y la evaluación de políticas públicas. Fomentar el empoderamiento ciudadano sobre sus derechos individuales y colectivos, la forma de satisfacerlos y su voluntad de participar.

Formular nuevas ideas y formas de gestionar para resolver problemas es necesario. El desafío pasa por pensar el manejo de la tecnología y la información como fuentes para enriquecer el debate político y democrático. Hacerse de estas herramientas para fortalecer las gestiones y las políticas de cara a los ciudadanos.

Gastón Urquiza es director ejecutivo de Fundación Metropolitana.
Fuente: Infobae

El cambio climático en el AMBA afecta a los más vulnerables

Las amenazas del cambio climático sobre la Región Metropolitana son la mayor frecuencia de inundaciones, olas de calor y tormentas severas. Este es el diagnóstico de los científicos expertos que colaboran con las Naciones Unidas para enfrentar este escenario dramático. Un estudio realizado por el think tank Cippec suma otra preocupación: los más pobres son los que corren más riesgo e identifica geográficamente los potenciales impactos.

El trabajo, presentado el 8 de octubre en conmemoración del Día Metropolitano, es el resultado de la investigación de tres expertas y comienza poniendo en contexto el problema y la amenaza: “La situación más desfavorable, calculada en el Índice de Vulnerabilidad Social ante Desastres, afecta al 30,1% de la población, que vive en el 8,3% de la superficie total de la región, lo que refleja un alto grado de concentración poblacional”.

Los índices más altos se observan en los partidos de Malvinas Argentinas, José C. Paz, Moreno, La Matanza, Esteban Echeverría, Florencio Varela y algunos sectores de Tigre, Avellaneda, Quilmes, Almirante Brown y Berazategui. “Los efectos del cambio climático en la Región Metropolitana comienzan a ser cada vez más evidentes. Si se toma en cuenta la última gran inundación del 2013 [La Plata y zonas aledañas] y la ola de calor en la Ciudad, entre diciembre de 2013 y enero de 2014, se produjeron más de 600 muertes a causa de sólo dos eventos climáticos”, explica a Infobae Ana Carolina Herrero, investigadora del Programa de Ciudades de Cippec que realizó la investigación junto a Claudia Natenzon y Mariela Miño.

Herrero destaca que este trabajo pretende mostrar la evidencia para que los municipios cuenten con información para poder tomar acciones. “Hay veces que se piensa que las vulnerabilidades son probabilidades. Y, en el contexto de algunos municipios, invertir en probabilidades aparece como muy caro. Sin embargo, cuando algún evento extremo sucede, puede sacudir toda la gestión”, indica.

El nivel de riesgo es la intersección entre amenaza y vulnerabilidad social: “La amenaza cada vez es mayor y con más frecuencia, entonces la forma de disminuir el riesgo es trabajando en la vulnerabilidad social”, sostiene el informe.

Cada amenaza es diferente, según el punto geográfico. Así, el reporte identifica tres grandes grupos:

-Inundaciones

Los partidos con más del 50% de su superficie en áreas inundables son Campana, Escobar, Pilar, Tigre, San Fernando, San Isidro, General San Martín, Ituzaingó, Lanús, Lomas de Zamora y Brandsen. En menor medida también se pueden mencionar Zárate, Exaltación de la Cruz, Luján, General Rodríguez, Moreno, San Miguel, Malvinas Argentinas, Tres de Febrero, Avellaneda, Esteban Echeverría, Ezeiza, La Matanza, Cañuelas y San Vicente.

Aunque esta amenaza está relacionada con la pertenencia o no a una cuenca hídrica, si se cruza con el mapa de vulnerabilidad social, el riesgo se multiplica.

-Olas de calor

El informe de Cippec identifica a los partidos de Zárate, Campana y Exaltación de la Cruz, debido principalmente a la presencia de cultivos y/o rastrojo. Para los sectores urbanos, los focos de calor solar potencial o efectivo se deben al hormigón, principalmente a las autopistas Panamericana o Ruta 9 al norte, Ruta 3 en La Matanza, del Oeste desde el centro hasta Luján, General Paz en la CABA; también a los aeropuertos en Ezeiza, CABA, Palomar y Morón y en menor medida galpones, áreas industriales, techos, playas de estacionamiento, shoppings, etc.

-Vientos

Los peligros potenciales vinculados a los vientos según su velocidad, presenta claramente una franja noreste-sureste en el centro de la región, con partidos que reciben los temporales muy fuertes (Vicente López, San Martín, Tres de Febrero, ciudad de Buenos Aires, Avellaneda, Lanús, La Matanza, Ezeiza, Esteban Echeverría, Presidente Perón, Marcos Paz, Las Heras, Cañuelas y San Vicente). Los temporales fuertes, según los registros, se dan en los partidos del Oeste y, temporales de menor intensidad, en partidos del Noroeste.

12 años para actuar

Las políticas de adaptación o de mitigación frente al cambio climático son centrales y urgentes. Así lo indica el último reporte de la ONU que indica que, para frenar la suba promedio global del termómetro en 1.5ºC queda una ventana de 12 años para actuar. En la Región Metropolitana de Buenos Aires la suba promedio, desde que se tiene registro, es de 1ºC.

Gabriel Lanfranchi, quien dirige el Programa de Ciudades en Cippec, explica: “Las áreas urbanas producen el 67% de las emisiones de gas de efecto invernadero. Por esta razón, las ciudades deben liderar la lucha contra el cambio climático. La transición hacia ciudades resilientes y con bajas emisiones de carbono requiere cambios en la asignación de recursos que permitan financiar inversión pública en infraestructura”.

Herrero sostiene que es fundamental que las acciones sean locales, porque “debe analizarse con qué población se trabaja, cómo deben ser los mensajes y los sistemas de riesgos que se implementan”. Las medidas de adaptación abarcan medidas estructurales, como obras y mantenimiento de infraestructuras, con la creación de un sistema robusto de captación y análisis de variables climáticas, hasta acciones de evacuación. Las investigadoras también creen que deben existir otras acciones complementarias como capacitación y concientización, diseñada para cada barrio en función de sus características, necesidades y costumbres.
Fuente: Infobae